El jardín que se extiende frente a los alojamientos es un amplio espacio compartido.

Cada primavera anidan patos silvestres, que se pasean por el río y los acogemos con todo cariño. Esta zona es una delicia para los niños.
El embalse de Boadella con el Pirineo al fondo



Frente al jardín, está el bosque, que precede al río Muga. Se puede pasear por su interior e incluso descansar en las hamacas instaladas entre árbol y árbol, ideales para los calurosos días de verano.

El bosque está formado por alisos, fresnos, sauces y chopos. Establece un marco incomparable, junto al río, que baja caudaloso después de una bonita cascada. Desde el jardín también se obtienen hermosas vistas de la sierra en la que está situada la ermita de Santa Magdalena (540 m).




A tu aire ...

Al otro lado del jardín tenemos un pequeño huerto en el que cultivamos lechugas, tomates y hortalizas.

Todo ello está rodeado de césped, de árboles frutales, arbustos y flores como las rosas y las violetas silvestres, que forman un conjunto bellísimo.

Aquí también se puede disfrutar del sol en las cómodas tumbonas que tenemos a vuestra disposición.



El espacioso jardín



Bajo el bosquecillo de encinas y pinos, encontramos el corral, con las gallinas y el gallo.


Nuestras dulces gatitas Mila y Greta os darán la bienvenida, así como la Bamba, que es una perra juguetona y cariñosa.

Veré eis a las gatitias paseando tranquilamente por el jardín y subiéndose al tejado de las casitas, y a numerosas especies de aves sobrevolando la zona.



Os esperamos para jugar juntos